sábado, 3 de noviembre de 2012

Sobre pistoleros y cazadores de galaxias ...


Acabó otra semana… ¡Es Viernes! (jejeje)…el Sol va perdiendo fuerza y altura por momentos y las nubes… ni están ni se las espera!! Un cúmulo de condiciones que terminó en una nueva expedición del grupo Vía Láctea al campo…lejos del “mundanal ruido” (y la mundanal luz, jejeje) para disfrutar de una noche rodeado de buena compañía. Así empezó la noche del viernes, 5 de octubre de 2012 en el Campo de Tiro de Iznalloz.
La noche se preveía corta, ya que la Luna menguante saldría a las 23 horas. Luego resultó que se demoró una hora más en salir…”cosas del directo” que dirían algunos (jejejej). Allí nos reunimos Benjamín y Álvaro (que siguen sacándole partido a sus prismáticos 15x70), Paco y David (con un flamante Smith-Cassegrain C8), Pedro (que era la primera vez que salía con el grupo y estrenaba unos formidables prismáticos Omegon 20x80), Salva (y su magnífico APO de 107 mm), Jesús (con su PACIENCIA de infinitos mm para ayudarme a sacarle partido a mi reciente adquisición, jejeje) y un servidor (con un Newton de 8’’ motorizado).



La puesta de Sol siempre es más amena contando las batallitas de la semana, las últimas adquisiciones, los últimos descubrimientos y montando todo el arsenal de “cacharrería astronómica” sobre suelo firme. Paco y David siguen progresando en el árido mundo de la tecnología y, después de motorizar su propia montura CG5, se disponían a intentar dirigirla a través de su portátil (he de decir, que el objetivo se cumplió con creces).
Benjamín, Álvaro y Pedro se convirtieron en “los pistoleros de la noche”. Los Clint Eastwood de los cielos, los más rápidos del Far West que navegaban de constelación en constelación “tirando” con mucho acierto y satisfacción a todo lo que se les ocurría: Los grandes cúmulos y nebulosas de Sagitario, cúmulos globulares en Ofiuco y Hercules, NGC 884-869, la doble-doble de Lira, M33, Júpiter y sus lunas, la Luna (con mayúscula y mucha luz, jejej) y como no, M31, la Gran Galaxia de Andrómeda o, como Paco la bautizó: “La Señora de los Cielos”.
Salva, por otro lado, llegó mirando al cielo… Miró a Pegaso y parece que Pegaso le devolviera la sonrisa, porque lo vio claro. “Era la noche del quinteto de Stephan”. Hubo que hacer algunos ajustes e imprevistos varios (incluido el típico “sustillo” de apagón de la batería), pero finalmente, no hubo nada que pudiera interponerse entre nuestro querido “cazador galáctico” y el famoso quinteto de galaxias, salvo unos 300 millones de años-luz. Nadie lo dudaba. Esperamos la “fotaza” cuando esté procesada y lista para su disfrute.


Quinteto de Stephan. Foto: Gemini Observatory Image/Travis Rector, University of Alaska Anchorage

Y para terminar, allí estábamos Jesús y yo, “los silenciosos” (nótese el tono irónico, jejeje) haciendo mil y una pruebas de configuración óptica con filtros, oculares y Barlows.  Maravillosas las amplitudes de campo de los oculares de Salva (Meade 5000 y Ethos), explorando los límites de aumentos con una Barlow que nos prestó Pedro… y así nos pasamos la noche: ¡pidiendo más que los niños chicos y disfrutando más que un perro con dos colas! Impresionante la vista de M57 y de M13.
Lo más bonito de la noche: Una preciosa conjunción entre la Luna, Júpiter y las Pléyades apareciendo por entre los árboles hacia el Este. Nos detuvimos a observar algunos detalles lunares. Echamos de menos un buen filtro polarizador o un Neodymiun en aquellos momentos, pero nuestras retinas aguantaron un último esfuerzo para enfocar al cráter Cassini.


Cráter Cassini en el Mare Imbrium (Luna). Foto: La Bitácora de Galileo

Y dicen que cuando uno llega a la cima y toca el cielo, lo mejor es retirarse… y eso fue lo que hicimos. Recoger toda la cacharrería entre risas y retirarnos a descansar.
Hasta la próxima.

Miguel Ángel

11 comentarios:

Francisco dijo...

Agradezco tu crónica y tus comentarios, la encuentro amena, rezuma buen rollo y astro-humor; gracias, Miguel Ángel.

mangel dijo...

Me alegro que te haya gustado Paco!! Detrás de esas palabras hay muy buenos ratos y conversaciones...y unas vistas astronómicas espectaculares!!! Me alegra que formes parte de eso! Cuidate y espero verte pronto

Antonio dijo...

Buena crónica, Miguel Ángel. Da un poco de envidia el no haber podido acompañaros esa noche, pero no me preocupa, las estrellas estarán ahí, esperándonos, por toda la eternidad.

mangel dijo...

jejejeje.. Esa frase me suena!! ejejeje. Claro que síiii!! A la próxima te esperamos!! jejejej. Saludos y un abrazo

Andres dijo...

Muy buena cronica, Miguel Angel. te felicito. Lamento no haber podido ir ese dia para compartir todas esas experencias con vosotros.
Un abrazo Andrés

Jose Salvador Moral dijo...

Je, je... la foto del quinteto no salió ni por asomo así. El resultado final es un borrador con NGC7331 y el quinteto en el mismo campo, además de un número incontable de otras galaxias en el campo.
Quiero ir una noche de éstas a tirar la foto definitiva ya que la resultante no iba muy allá, pero siempre da alegría ver, pro primera vez, aquello que has perseguido año tras año.

¡Ah! Felicidades por la crónica, y que cunda el ejemplo.

mangel dijo...

Muchas gracias, Andrés!! Se está haciendo esperar la próxima salida, jejejeje. Si el tiempo nos respeta Antonio ha propuesto salir a "cazar" Leónidas el próximo 17 de noviembre... ojalá!! jejej. Allí te quiero ver!! jejej

Salvaaa...gracias a ti también y no te olvides de llamarme cuando vayas a por la foto definitiva del quinteto!! jejeje. Aunque sea, yo te acompaño como aquella noche de la NGC7000!!;-)

Jose Salvador Moral dijo...

Histórica noche, histórica noche aquélla de la NorteAmérica....

Willy gabacho dijo...

migue te estas convirtiendo en todo un narrador! mira aver si encuentras aquellos miticos calcetines con pilas y hacemos una escapada para navidad!!un abrazo fuerte desde la lejania intergalacticointernacional chef

juan antonio Sanchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan antonio Sanchez dijo...

Me gustaria coincidir con vosotros alguna noche cuando mejore el tiempo.
Un saludo.